Direct access to content

Con esta serie Miquel Mas crea un universo muy personal, en el cual el simbolismo de los elementos y la perfección en la ejecución de los detalles configuran la obra.

Las máscaras, los guantes y los tejidos barrocos de los lujosos vestuarios dibujan los cuerpos y ayudan a captar rasgos de los personajes que llegan, incluso, a transmitir sentimientos y emociones.

Los objetos, junto con los tapizados de los fondos, son tratados con un hiperrealismo que, de forma inmediata y a través de la pincelada o el cromatismo, traen el surrealismo y dan a la obra un aire renacentista, manierista o barroco.

Gracias a la capacidad de transformar la realidad, el pintor hace creíble lo que es imposible.